Alergias a los Alimentos

 

¿Qué es la alergia a alimentos y porqué se presenta?

La alergia a alimentos es una respuesta exagerada del sistema inmunológico hacia los alimentos que son ingeridos. Cualquier alimento puede ser causa de alergia pero los más comunes son la leche de vaca, el huevo, pescado, mariscos, la soya, el cacahuate, y el trigo. Se puede presentar desde recién nacidos hasta adultos, pero es más frecuente en los niños.

Se presenta aproximadamente en el 5% de los adultos y en el 8% de los niños. Sin embargo en los últimos años cada vez mas personas presentan alergia a alimentos, se calcula que el 10% de la población a nivel mundial la presenta.

Existen diversos factores de riesgo probables como la deficiencia de vitamina D, dieta baja en consumo de omega 3 y antioxidantes, obesidad, higiene excesiva, uso indiscriminado de antiácidos, tiempo en que los bebés se exponen por primera vez a los alimentos sólidos, factores genéticos y estilo de vida moderno.

Es mas frecuente la alergia a alimentos en los niños que en las niñas, pero en edades adultas es mas frecuente en las mujeres que en los hombres.

Generalmente los niños pequeños que presentan alergia a la leche, huevo, trigo y soya, llegan a toleralos cuando crecen, pero los adultos que tienen alergia a los mariscos, pescado, cacahuate y nuez, generalmente persisten con la alergia a lo largo de la vida.

Los pacientes que tienen los anticuerpos de alergia a los alimentos más elevados, (Inmunoglobulina E específica) y/o diametros mas grandes en las ronchas presentes durante las pruebas cutaneas de alergia, tardan más años con la alergia a alimentos. Otro factor que favorece que persistan con la alergia es cuando además los pacientes presentan dermatitis atópica.

¿Cuál es el mecanismo por el cual hay alergia a alimentos?

Participan tanto factores del medio ambiente como factores genéticos. Una persona que tiene alergia a alimentos, previamente se sensibiliza, esto quiere decir que su sistema inmunológico responde en forma exagerada al ponerse en contacto con el alimento, este contacto con el alimento puede ser a través de la via oral, inhalada o a través de la piel. El sistema inmune produce anticuerpos de alergia llamados inmunoglobulina E (IgE), estos a su vez, se van a unir a otras células llamadas mastocitos, de tal forma que cuando la persona vuelve a ponerse en contacto con el alimento, estos anticuerpos reconocen el alimento, y a su vez esta unión del alimento con el anticuerpo genera señales para que el mastocito libere en los tejidos gran cantidad de sustancias con capacidad de inflamar los tejidos, la principal sustancia es la histamina, y esta es una de las responsables de que se produzcan los síntomas en los diferentes órganos y sistemas.

Por otro lado algunos pacientes que tienen alergia a determinado pólen de plantas, también pueden ser alérgicos a frutas, esto se presenta porque las estructuras moleculares entre un polen y una determinada fruta son muy similares, y los anticuerpos de alergia específicos responden a ambas estructuras químicas generando los síntomas compatibles con rinitis alérgica y síntomas compatibles con el síndrome de alergia oral que se caracteriza por comezón e inflamación en los labios cuando se ingiere determinada fruta. Ejemplo: los pacientes alérgicos al polen de la ambrosia, pueden ser alérgicos al plátano y al melón.

Algo similar sucede con los pacientes que tienen alergia a los gatos, y presentan alergia a las proteínas de la carne de puerco.

Los pacientes que son alérgicos al trigo, o a las proteínas de la leche de vaca pueden presentar síntomas cuando usan jabones o cremas que contienen trigo y/o leche, principalmente en pacientes que tienen dañada su piel por dermatitis atópica.

¿Cómo se puede sospechar alergia a alimentos?

Los síntomas se presentan 10 a 15 minutos después de comer el alimento, pero pueden presentarse los síntomas 24 a 48 horas después. Los síntomas más frecuentes son vómito, diarrea, dolor abdominal, cólicos, sangre en las evacuaciones, ronchas, enrojecimiento y comezón en la piel (eccema), silbido de pecho, moco transparente y en casos más extremos presentarse choque anafiláctico, que es la presentación más grave de la alergia a alimentos y que puede llegar a ser mortal si no se recibe inmediatamente tratamiento con adrenalina y atención inmediata en servicio de urgencias.

La esofagitis eosinofílica (EE) es otra manifestación alérgica que causa inflamación del esófago, en la cual los alimentos como la leche, huevo y trigo pueden desencadenarla.

Los pacientes con esta enfermedad, tienen antecedentes familiares de trastornos alérgicos como asma, rinitis, dermatitis o alergia alimentaria.

Los síntomas son vómito, rechazo al alimento, dolor abdominal, dolor al tragar los alimentos, sensación de que el alimento se atora en el esófago, acidez, detención en el crecimiento y desarrollo del niño, síntomas de reflujo gastroesofágico que no responde con el tratamiento habitual. Los síntomas mejoran en forma importante cuanto se retiran los alimentos sospechosos.

El síndrome de enterocolitis inducida por Proteínas Alimentarias (Food Protein-Induced Enterocolitis Syndrome, FPIES), es otra entidad de alergia gastrointestinal tardia. Es una alteración grave que causa vómitos y diarrea. En algunos casos, los síntomas pueden llegar a deshidratación y choque debido a la presión arterial y circulación sanguínea bajas.

Como muchas otras alergias alimentarias, las reacciones alérgicas de este síndrome se desencadenan con la ingesta de alimentos alergénicos. Si bien cualquier alimento puede ser un desencadenante, los responsables suelen ser la leche, soya y trigo. Este síndrome a menudo se desarrolla en edades tempranas de la vida cuando al bebé se le agregan alimentos sólidos o leche artificial.

El diagnostico lo confirma el alergólogo a través de la historia clínica, pruebas de reto con el alimento, pruebas cutáneas, y niveles de los anticuerpos de alergia específicos para los alimentos. (inmunoglobulina E específica).

Es importante saber que los anticuerpos de inmunoglobulina G (IgG a los alimentos) no son útiles y no están aprobados para hacer diagnostico de alergia a alimentos.

Sin embargo en un futuro se podrá contar con mejores métodos diagnósticos con mediciones de otras sustancias (citosinas) que participan en la reacción alérgica.

Es importante distinguir entre una alergia a alimentos, y la intolerancia a la lactosa, esta última no es una alergia, sino que es una deficiencia de la persona para producir una enzima que se llama lactasa, esta enzima parte en fracciones más pequeñas a la lactosa para que pueda ser mejor digerida, pero cuando no existe la enzima lactasa, entonces la lactosa entera es la responsable de producir síntomas gastrointestinales como distención y dolor abdominal, diarrea abundante, con olor ácido y que produce rozaduras en el área del pañal. La lactosa está presente en la leche de vaca, y el tratamiento es ingerir leche deslactosada, es decir sin lactosa.

Pero en el caso de alergia a la proteína de la leche de vaca, el tratamiento es completamente diferente, aunque algunos síntomas son muy similares entre la alergia y la intolerancia a la lactosa.

¿Cuál es el tratamiento de la alergia a alimentos?

Una vez que sabemos cuál es el alimento responsable de la alergia, entonces debemos evitar comerlo. Tener precaución y habilidad para leer en forma cuidadosa las etiquetas de los alimentos procesados comercialmente, para identificar si contienen los alimentos a los cuales el paciente es alérgico.

Cuando se come en restaurantes, verificar los ingredientes, y que sean preparados en utensilios previamente lavados para evitar contaminación.

Tener precaución con los buffets donde se mezclan una gran variedad de alimentos presentando contaminación con los alimentos alergénicos. Incluso al usar los mismos utensilios al momento de servirse los alimentos.

Hay pacientes que presentan síntomas cuando se cocinan los alimentos, y estos al volatilizarse son inhalados por el paciente presentando reacciones graves.

Cuando en un mismo sartén se cocina previamente un marisco y en ese mismo se cocina posteriormente carne u otro alimento no alergénico, este puede contaminarse con proteínas del marisco.

Cuando se planea un viaje, es importante llevar consigo alimentos permitidos y los medicamentos necesarios en caso de presentar una reacción.

En la escuela, proporcionar un plan escrito de emergencia, y evitar comer alimentos de sus compañeros de clase.

Educar a las personas encargadas del cuidado de los pacientes sobre que medidas realizar en caso de presentar una reacción.

El medico proporcionará a los familiares listas con alimentos que pueden contener trazas de leche, huevo o trigo.

En algunos pacientes que tienen alergia a las proteinas del huevo y la leche, en algunos de ellos pueden llegar a tolerar estas proteinas cuando son expuestas al calor a temperaturas extremas. Con estas medidas, existe la posibilidad de no llevar a cabo dietas de eliminación tan estrictas. Sin embargo estas medidas deben ser sugeridas y supervisadas por su alergologo.

Es indispensable que cuando se hace el diagnostico de alergia a alimentos, el paciente también reciba asesoría por nutriólogo, y junto con el medico proporcionar suplemento de calcio en mayores de 2 años de edad que no reciben formulas especiales.

En el caso de niños menores de 2 años de edad con alergia a la leche de vaca, hay fórmulas de leche de vaca que son menos alérgicas porque la proteína es fraccionada en porciones mucho más pequeñas incapaces de generar reacción alérgica por no ser detectadas por los anticuerpos de alergia. También hay fórmulas que son hechas con proteínas de origen vegetal como la soya y el arroz. El médico sabrá orientar cual será la mejor fórmula para cada paciente.

Actualmente se están investigando otras formas de tratamiento, como vacunas orales con alimentos, pero faltan más estudios para recomendar su uso.

Definitivamente lo más recomendable hasta el momento para tratar de prevenir alergia, es dar al bebe leche materna, mínimo durante los primeros 6 meses de vida e introducir otros alimentos hasta después de los 4 meses de edad, y en caso de que el paciente ya tenga alergia a alimentos, entonces su médico lo asesorará para ver que alimentos no puede comer la mamá mientras de leche materna al bebé.

La alergia a alimentos puede ser confusa para familiares y pacientes y provocar aislamiento.

Existen en México asociaciones de Padres de Familia con hijos con alergia a alimentos:

Unión de Padres por la alergia alimentaria (UPAL)
www.upal.com.mx
upalmexico@hotmail.com

Asociación Mexicana para Niños con Alergia Alimentaria, A.C.
alimentosfundacin@yahoo.com.mx

Alergias alimentarias y otros padecimientos (AAP).
alergiasalimentariasmex@gmail.com

Aplicación para pacientes con alergia a alimentos:
Paginas electrónicas recomendadas:

www.compedia.org.mx

www.alergialimentaria.org

www.foodallergy.org

www.cofargroup.org

www.aaaai.org

www.acaai.org

www.aafa.org

www.allergyready.com

www.cdc.gov/HealthyYouth;

www.stresstips.com/top-stress-reducing-foods-and-how-they-work/

www.kidswithfoodallergies.org

** Esta es una aportación de la Dra. Rosa Elena Huerta, del Comité e Alergia a Alimentos en nuestro Colegio.

Bibliografia:

1. Sicherer S, MD, Sampson HA, MD. Food allergy: Epidemiology, pathogenesis, diagnosis, and treatment. JACI 2014;133:291-307

 

Visita También